Procedimientos
más frecuentes

Tratamientos para Escoliosis

La escoliosis es la desviación de la columna hacia el costado. Existen diferentes tipos de escoliosis según la causa que la origina.

La escoliosis degenerativa tiene una causa conocida: la espondilosis, que es el nombre que recibe la artrosis en la columna. Los discos pueden degenerarse asimétricamente a ambos lados de la columna, que sumado al desplazamiento hacia un lado de una vértebra sobre otra, va llevando a que la columna se vaya doblando y generando la escoliosis. Las estrategias de tratamiento son múltiples, incluyendo la kinesioterapia, las infiltraciones, la radiofrecuencia y la cirugía de columna. Cuando operamos una escoliosis degenerativa, debemos colocar tornillos y barras en la columna y dependiendo del caso puede requerir realizar ciertas aperturas en el hueso (llamadas osteotomías) para poder corregir la curva escoliótica.

La escoliosis idiopática del adolescente es una desviación de la columna hacia el costado que se da durante la adolescencia, aumentando en general la curva escoliótica durante los picos de crecimiento óseo que se dan durante esa etapa de la vida. Se trata de una deformidad en 3 planos, ya que las vértebras se desplazan hacia un costado, rotan sobre su eje y modifican la curvatura de la columna en el plano antero-posterior o sagital. Es muy frecuente la consulta por las implicancias estéticas que pueden existir como por ejemplo la elevación de un hombro con respecto al otro o las gibas o prominencias torácicas. El primer paso que realizamos cuando vemos un paciente con esta patología es realizar los espinogramas (radiografías que incluyen toda la columna vertebral) correspondientes para poder evaluar adecuadamente el tipo de curva y clasificarla. Eso incluye realizar espinogramas con inclinación lateral hacia uno y otro lado con el fin de evaluar la flexibilidad de las curvas. También observamos algunos aspectos clínicos del paciente, como la forma de la columna al inclinarse hacia adelante, la existencia de gibas o prominencias costales y la asimetría en los hombros y/o la cintura. Mientras que los casos leves pueden ser tratados con medidas como el ejercicio físico (por ejemplo natación), kinesiología y RPG, las curvas más grandes o que progresan durante el seguimiento van a requerir otro tipo de tratamiento: algunos pacientes (dependiendo por ejemplo de su edad y si aún le resta suficiente crecimiento óseo) pueden ser tratados con corset, mientras que otros requerirán cirugía de escoliosis. Para realizar el tratamiento quirúrgico se requiere un estudio detallado de la curva para elegir la técnica adecuada para el tipo de curva en cuestión. Solo una minoría de los pacientes llegan a requerir cirugía de columna. En la cirugía de escoliosis hay que lograr el balance de la columna y corregir la o las curvas, pero tratando de preservar la movilidad en la mayor cantidad de niveles posible.

Ir arriba